La Investigación Farmacéutica

Versión en PDF

La I+D Farmacéutica: Algunas Ideas Clave

 

  • La industria farmacéutica es, junto con la del automóvil, el sector empresarial que más invierte en I+D en España, por delante de otros sectores de alta tecnología, como las telecomunicaciones o la aeronáutica. Según datos de FARMAINDUSTRIA las compañías farmacéuticas invirtieron en 2015, 1.004 millones de euros en I+D. El grueso del gasto se dedicó a ensayos clínicos (495 millones de €) e  invirtieron más de 132 millones en investigación básica. En el ejercicio 2015 la inversión en I+D de la industria farmacéutica vuelve a crecer, un 5,7%, con respecto a la cifra de 2014 (950 millones de euros), lo que representa el mayor incremento interanual de los últimos siete años. Además, este aumento mantiene la tendencia positiva que se inició en 2014, consolidando la fuerte apuesta del sector pese a la dureza de la crisis y de las medidas de ahorro. Así, en 2014 y 2015 se ha incrementado en un 2,4% y un 5,7%, respectivamente.
  •  La investigación realizada por la industria farmacéutica representa aproximadamente el 21% de toda la I+D realizada por la industria española. De esta forma, la industria farmacéutica se convierte en un motor clave para aumentar el esfuerzo nacional empresarial en investigación y así disminuir el gap que nos separa de la media europea.
  • La industria farmacéutica es el sector que más colabora con Centros Públicos de Investigación, Universidades y Hospitales. Dedica un 41% de su inversión (416 millones de euros en 2015) a contratos con el sistema público de investigación, generando no sólo una importante corriente de recursos hacia esos centros, sino también un enriquecedor flujo de conocimientos que beneficia al mismo tiempo al colectivo investigador y a las propias empresas.
  • La investigación intramuros alcanzó los 588 millones de euros, alrededor del 59% de la inversión total. El mayor porcentaje de estas inversiones se llevó a cabo en Madrid (47%) y en Cataluña (41%); el 12% restante se realizó en otras comunidades o en el extranjero
  • La industria también viene financiando desde 2001 el Fondo de Investigación Biomédica del Instituto de Salud Carlos III, que aporta recursos a redes públicas de investigación biomédica en las que participan más de 11.000 investigadores de 290 centros distribuidos por toda la geografía nacional, en áreas tan importantes como la oncología, neurología, enfermedades infecciosas, cardiovasculares o trasplantes.
  • En 2015 la industria farmacéutica cuenta en sus plantillas con 4.258 investigadores a tiempo completo. Además, la encuesta constata que en 2015 ha habido un ligero repunte del personal empleado en I+D (un 1,1% más que en 2014), que constituye una fuente de empleo estable, diverso (aproximadamente dos tercios de los ocupados en este campo son mujeres) y de alta cualificación (el 86% son titulados superiores).
  • Como cualquier sector empresarial innovador, la industria farmacéutica necesita un marco de estabilidad y unas condiciones de mercado adecuadas para el desarrollo de su actividad. En el caso de la industria farmacéutica, hay dos elementos que le proporcionan una especial singularidad: (i) por un lado, la investigación en medicamentos es sumamente larga (entre 10 y 12 años), arriesgada (sólo una de cada 10.000 moléculas investigadas llegan a convertirse en un producto económicamente viable) y costosa (el coste medio de investigación de un nuevo medicamento supera los 1000 millones de euros); y (ii), por otro lado, es un sector fuertemente intervenido en el que el regulador estatal (que controla todo el proceso de investigación, producción y comercialización de los medicamentos, incluyendo sus precios) es además el principal cliente (3 de cada 4 medicamentos son financiados por la Seguridad Social).
  • Por consiguiente, una industria de ciclo largo y fuertemente regulada necesita imperiosamente un marco regulador estable y predecible que permita una adecuada planificación de las inversiones y un suficiente periodo de recuperación de las mismas. Por ello, la demanda fundamental que plantea la industria a la Administración es el reconocimiento de la innovación a través de la política de precios y la completa armonización de España con la UE en materia de protección de los derechos de propiedad industrial de los medicamentos. El sector no reclama de manera especial ayudas públicas, pues está dispuesto a asumir los riesgos de la inversión, siempre que se reconozca a través del mercado, es decir, de los precios. No obstante, tener unos precios que remuneren la innovación no supone un privilegio ni garantiza el éxito de las empresas, ya que éstas compiten duramente entre sí: al final, y como ocurre en todos los sectores, sólo el mercado (la práctica clínica) determinará qué productos son exitosos.
  • La aprobación de las medidas de reducción del gasto farmacéutico consecuencia del Real Decreto 4/2010, de 26 de marzo, de racionalización del gasto farmacéutico con cargo al SNS y del Real Decreto-Ley 8/2010, de 20 de mayo, por el se adoptan medidas extraordinarias para la reducción del déficit público, han provocado un fuerte impacto financiero (puede superar los 2.000 millones de euros en un año) en las cuentas de las compañías farmacéuticas, las cuales están revisando sus planes de negocio y estratégicos en nuestro país, incluidos sus objetivos de empleo e I+D. Además en agosto de 2011 veía la luz el Real Decreto Ley 9/2011, que supuso una modificación sustancial del marco regulador farmacéutico en España, con la introducción de una nueva batería de medidas de reducción del gasto, cuyo impacto anualizado sobre el gasto farmacéutico público superaba los 2.400 millones de euros. Por otro parte, en abril de 2012 se publicó el Real Decreto Ley 16/2012, que contiene una serie de disposiciones normativas de gran calado en materias como la desfinanciación pública de medicamentos, la implantación de un sistema de aportación del usuario en la prestación farmacéutica, con al modificación del copago para activos y la introducción de un copago del 10% del PVP de los medicamentos para pensionistas de la SS, con determinados topes mensuales de gasto. Este Real Decreto-Ley afectará de una manera estructural al mercado farmacéutico público en nuestro país y sus efectos se sentirán año tras año, tanto en el volumen de mercado, como en su tasa de crecimiento.

 

Esta página web se realizó en 2009 con apoyo financiero del Ministerio de Ciencia e Innovación y de los Fondos FEDER. Dentro del PN de investigación Científica, Desarrollo e Innovación Tecnológica 2008-2011. Ref. RET-90000-2008-001